h1

¡Guau!

junio 16, 2007

No les pongo nombre a los candidatos (o etiquetas en este blog) hasta que se definen. Ayer por fin conocí (messengerísticamente) al candidato a pez. Y resultó que no es un pez de río, de esos que se pescan a caña. No, es un gran atún de almadraba. La pesca va a requerir mucha fuerza bruta. Le he bautizado, al atún, como Superman.

Su primera gran azaña ha sido la de aparecer en mis sueños. Ha logrado un paréntesis en mis pesadillas sangrientas (debería dejar de ver series truculentas) y se ha plantado allí, poderoso. A causado una chispa en mi cerebro, adormecido por la rutina y el adocenamiento.

Ayer apareció su ventanita en mi PC, y tras unas pocas líneas, me dio un coletazo en la cara. No es de los que pierden el tiempo. Me preguntó qué busco en el Match, y a la respuesta de “lo mismo que tu, supongo”, respondió que acaba de terminar una relación, y que no quería nada que se parezca a eso.

Aguanto el tipo, y sigo con la conversación fluida, sin pausas que pudieran de delatar desilusión. Unas pocas frases más, y me lanza el segundo golpe a la barbilla: resulta que a parte del Match, está suscrito a otra página de más Voltios, el Adult Friend Finder. Para encajar esto si que necesité unos milisegundos, pero creo modestamente que lo hice bastante bien.

Me preguntó si me asustaba, a lo que contesté con un “No, ¿por que?”, que pareció sorprenderle y al mismo tiempo darle un poco de miedo a él. Parece que me he ganado el derecho a sparring.

¿Que pasaba por mi cabeza? Primero una desilusión del tipo (Dios, pero es que no hay nadie normal, ¿es que nunca voy a encontrar a nadie?).  Pero otra idea se fue abriendo paso poco a poco.

Yo no busco a nadie normal, ni fácil. Yo no pesco truchas, a mi me gusta pescar atunes. Los atunes escasean, y acaba de entrar uno en mi almadraba. No habrá cita atolondrada dentro de unos pocos días, será una pesca larga y agotadora que nos llevará más allá del verano. Y no tengo prisa, porque me temo que lo mejor de todo esto será la pesca.

¡Ah!, mi sueño. Él tenía novia y la engañaba conmigo. El escenario era un lugar con cuatro duchas, y parece que la tercera era la que compartían Superman y su novia. En la segunda, nos encontrábamos nosotros dos. En el aire había engaño, sensualidad y… felicidad. He sido feliz en mi sueño. El superyo ha entrado a fastidiar el guión, y entonces Superman me dice en el sueño que va a dejar a su novia para quedarse conmigo. Ya hasta en los sueños se imponen los finales edulcarados tipo Hollywood.

Yo me quedo con la escena de la ducha…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: